Entorno Natural

La Cuenca de Río Usumacinta y su Zona Marina de Influencia (CRUZMI) es uno de los espacios mejor conservados de México y Guatemala y una de las áreas más amenazadas en el continente debido a las inadecuadas formas de explotación del trópico, a la historia particular de la región y las sucesivas transformaciones políticas e institucionales. La CRUZMI es una de las regiones de mayor biodiversidad en el planeta. Los ecosistemas que dominan son: dunas costeras, tular, manglar, bosque de pino-encino, selva mediana, selva alta perennifolia y bosque mesófilo de montaña. No obstante, los acelerados procesos demográficos y sistemas productivos inadecuados han provocado una gran pérdida de los ecosistemas originales.

Entorno Social

El territorio de la CRUZMI constituye un complejo mosaico donde confluyen dinámicas fronterizas y transfronterizas que incluyen los procesos históricos y contemporáneos de colonización. Esta cuenca representa también un ámbito de marginación socioeconómica, con profundos rezagos en infraestructura y servicios, y un universo poco integrado a los planes de desarrollo. Diversos procesos sociales y programas gubernamentales han impactado el uso de la tierra, las estrategias productivas, la salud, el régimen de tenencia y los modos tradicionales de vida.

ANTECEDENTES

La CRUZMI y el cumplimiento de los acuerdos de México ante la COP 21

México fue el primer país en desarrollo en presentar sus Contribuciones Previstas y Determinadas a Nivel Nacional ante la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático. Estas contribuciones incluyen algunos esfuerzos que proponen los países para reducir las emisiones de gases efecto invernadero (GEI), como aportación para limitar el aumento de la temperatura promedio planetaria de conformidad con el Acuerdo de París. Las INDC de México están enfocadas tanto a los aspectos de de mitigación como de adaptación. Precisamente la CRUZMI constituye un territorio que ofrece grandes oportunidades para reducir las emisiones de GEI con acciones encaminadas a conservar y restaurar los ecosistemas que ayudan a mantener el funcionamiento del sistema natural del planeta, incrementando la adaptación y reduciendo la vulnerabilidad socioambiental. Las aportaciones resultado de este proyecto pueden constituir una base sólida para la gestión sustentable de la CRUZMI y con ello contribuir significativamente al cumplimiento de las INDC nacionales.

Vulnerabilidad de la región

Durante el periodo 2020-2030 México pretende llevar a cabo nueve acciones para reducir la vulnerabilidad, que incluyen, entre otras: garantizar la seguridad alimentaria y de acceso al agua, la conservación de la biodiversidad y la reducción de la vulnerabilidad de la población. La investigación propuesta en este proyecto, en conjunto con la implementación de acciones en la CRUZMI, serán una contribución al cumplimiento de dichas metas. Por ello, es necesario conocer el grado de exposición de la CRUZMI a los impactos del cambio climático y de la pérdida de la biodiversidad, identificar las amenazas relacionadas con la degradación ambiental de la región, fortalecer las capacidades de adaptación frente al cambio climático y generar un diagnóstico del sistema socioambiental que ayude a definir elementos que reduzcan la vulnerabilidad.

Iniciativas previas

La CRUZMI ha sido objeto de algunas iniciativas con impactos positivos sobre su gestión. Por ejemplo, se han establecido diversas áreas naturales protegidas y sus respectivos programas de manejo desde 1978. Con la finalidad de comprender a fondo la interrelación entre los componentes sociales y ambientales, el CCGS formuló y ejecutó entre 2013 y 2015 un proyecto sobre la cuenca baja del río Usumacinta en Tabasco. Otro significativo esfuerzo en la región ha sido realizado por Natura y Ecosistemas Mexicanos A.C, en coordinación con el Corredor Biológico Mesoamericano de la CONABIO, mediante el programa de “Conservación, manejo y restauración de los ecosistemas naturales de las áreas naturales protegidas de la Selva Lacandona y sus zonas de influencia”. A partir de las experiencias mencionadas y con la colaboración de instituciones académicas, de la sociedad y del gobierno, el CCGS presenta este proyecto, el cual pretende construir un modelo de gestión territorial sustentable para todo el territorio de la CRUZMI que contribuya a enfrentar las amenazas del cambio global en el corto, mediano y largo plazo, con énfasis en la adaptación al cambio climático y en la disminución de la pérdida de la biodiversidad, incluyendo a distintos actores clave y a la población local.